Gobierno presenta proyecto para facilitar las donaciones en Chile

Durante los primeros días de agosto el gobierno ingresó a trámite un proyecto de ley que crea un nuevo régimen de donaciones con beneficios tributarios, con un costo fiscal valorado en régimen de $2.844 millones de pesos.

Y si bien el proyecto no deroga las variadas leyes ya existentes ni las aglutina en una sola, sí recoge buena parte de las demás propuestas que venían siendo trabajadas, entre las que se cuenta una fórmula distinta para las entidades sin fines de lucro.

“Nuestros legisladores históricamente han sido muy desconfiados de la filantropía. Todas las leyes de donaciones parten de la base de que habrá un mal uso, que se transferirán recursos a amigos en directorios opacos de fundaciones. Este proyecto cambia esa lógica”, afirmó a Radio Pauta Víctor Fenner, de Impuestos de EY. Eso sí, también tiene detractores. Por ejemplo desde el equipo tributario de la ex candidata presidencial Paula Narváez.

A través de Hacienda, el gobierno informó que las nuevas donaciones a instituciones sin fines de lucro que se acojan a este régimen, en caso de ser aprobado, podrán ser deducidas al 100% de la base imponible afecta al impuesto a la renta, pero  también estarán exentas del impuesto a donaciones y estarán liberadas del trámite de aprobación judicial. Esto, además de que los bienes donados no estarán afectos con IVA y los que se importen para ser donados estarán liberados de todo tributo, arancel aduanero, cargo o cobro que les sea aplicable.

Amory Heine, abogada y socia de Rojas y Cía., destaca al respecto que el nuevo régimen de donaciones incorpora fines actualmente excluidos, como salud, medioambiente, derechos humanos, equidad de género, protección infantil y familiar, diversidad y culto, “extendiendo de esta manera el sistema de donaciones a una mayor gama de participantes”.

Lo que proyectan los expertos es que el donante y quien reciba la donación deberán escoger si acogerse a alguno de los cuerpos legales existentes o al nuevo: “Esto obligará a las instituciones y donantes a asesorarse y saber cuál les conviene más, especialmente en el caso de las grandes fundaciones y grandes esfuerzos filantrópicos”, señala Víctor Fenner.

El mismo experto cree que en principio la nueva normativa va a ser más conveniente para instituciones más pequeñas y donaciones de menor monto, porque hace más expedita la donación “al eliminar la burocracia inicial y concentrarla en un control efectivo al final” y porque el beneficio tributario que ofrece  “no es tan atractivo como los de otras leyes, que si bien son más exigentes, tienen mayores beneficios adicionales”.