Prisa, la empresa con sello familiar que tiende una mano a Fundación Camino

Conversamos con Verónica Restrepo, gerenta de Recursos Humanos de la compañía que ha acompañado a nuestra organización desde los primeros días.

Si hay un aliado de Fundación Camino que ha estado desde prácticamente sus cimientos, ese es Prisa Depot, proveedor de artículos de oficina y firme acompañante de todo lo que hemos recorrido como institución, incluso desde antes de la edificación misma de nuestra casa de acogida.

Desde que todo comenzara como una simple idea en 1990 hasta hoy, cuando Prisa se ha transformado en la empresa líder en logística y comercializadora de insumos de oficina, dicha organización no ha dejado de lado su característica familiar y preocupada por el resto de la sociedad.

“La familia ha sido uno de los pilares fundamentales de Prisa, por lo que nos sentimos totalmente identificados con la premisa de Fundación Camino, en otorgar un espacio con calor familiar y acompañamiento cercano para cada uno de los jóvenes durante su proceso de atención y recuperación, lo que se alinea perfecto con nuestros valores como institución y como familia”, señala Verónica Restrepo, gerenta de Recursos Humanos de la compañía, al ser consultada por las razones que los llevaron a sumarse al camino de la fundación.

Verónica también ahonda en el resultado de sus donaciones, que terminan en una ayuda concreta en el funcionamiento de Casa Camino, el lugar donde acogemos a los jóvenes con cáncer de todo Chile que necesitan un lugar donde hospedarse mientras duran sus tratamientos oncológicos en Santiago. “Más allá de verlo como un aporte, nos llena de satisfacción saber que estamos colocando un granito de arena para que los jóvenes que acuden a la fundación puedan encontrar un segundo hogar donde se sientan resguardados mientras atraviesan el difícil camino de esta enfermedad”. Y añade: “Los jóvenes son el futuro de Chile, por lo que apoyarlos a ellos es construir juntos un mejor futuro para nuestro país”.

En ese sentido, la gerenta detalla qué han ido asimilando como organización al empaparse de la realidad de Fundación Camino: “Durante este tiempo de cercanía hemos aprendido lo frágil que puede ser la vida y lo importante que es tener un espacio con calor y cariño de familia a pesar de estar lejos de casa, haciendo más liviana la lucha de nuestros jóvenes en el paso por esta enfermedad”.

Así, Restrepo hace un llamado a que otras empresas puedan sumarse como solución a los diversos temas que atañen al país: “Somos parte de la sociedad y es a través de ella que podemos mantenernos a lo largo del tiempo, por eso el cooperar con uno de los tantos problemas que nos aquejan socialmente es nuestro deber y consigo estamos devolviendo el apoyo que recibimos día a día de nuestros clientes y colaboradores”.

En ese sentido, asegura, en su organización la responsabilidad social empresarial ocupa un lugar fundamental. “Como familia Prisa creemos en el desarrollo basado desde la sostenibilidad y la protección, es por ello que se realizan diversas actividades para el desarrollo de fundaciones e instituciones con causas nobles como parte de nuestro modelo de negocio, lo que nos permite, más que dar cumplimiento a un marco legal, poder aportar a la sociedad”.