Somos la casa de acogida de los ‘rebeldes con causa’

A pesar de lo difícil de su transitar, los jóvenes que se hospedan en Casa Camino se plantan contra el cáncer con determinación y entusiasmo, y le dicen a todo el mundo que la actitud valiente se mantiene intacta.

Desde que Verito Monge, quien inspiró la creación de Fundación Camino, supo que padecía cáncer, muchas veces se autodenominó como una rebelde. ¿Su causa? La lucha contra la enfermedad que le había sido detectada.

Esa motivación llevó a su familia a decidir la edificación de Casa Camino, un hogar de acogida para muchos otros jóvenes de entre 12 y 18 años de todo Chile que, como Verito, se rebelan contra el cáncer y sus dificultades, como radicarse en un hogar temporal para llevar a cabo sus tratamientos.

A sabiendas de lo complejo que es para cualquier joven dejar el techo propio, Casa Camino nace como un lugar en el que, según han descrito los mismos beneficiarios, se sienten justamente como en casa. A pesar de la distancia, el calor humano se encuentra en los pares y sus acompañantes que recorren el mismo tránsito, así como en todos quienes colaboran con la fundación.

La consigna que los lleva a ser rebeldes -con causa- es una sola: el rival es difícil, pero no bajan la cabeza. Aquí están, acá van de nuevo. Con el apoyo de los que se suman al camino se vuelven a parar. La rebeldía es imparable.

Por eso su llamado es a adherirse a esta causa. A su causa. A su proceso de rebelarse. También a su nueva casa, la primera especializada en acoger a jóvenes con cáncer de todo el país.

Su visión de vida es clara: la determinación existe y es a toda prueba. La valentía no está en cuestión. Tampoco la actitud de lucha. Eso sí, todo es más fácil mientras más personas se sumen al camino, ese que recorren desafiantemente día a día como buenos rebeldes con causa.

¿Cómo sumarse a la rebeldía?

El dinero, si bien ayuda, no lo es todo. Desde hacerse socio hasta atraer socios. Desde donaciones hasta voluntariado para captar donativos. Desde celebraciones con sentido hasta la propia difusión de la causa de los jóvenes rebeldes. Todo suma. Todos pueden rebelarse.